Envío gratis a partir de 65€ (Península)

¿Cuál es el juguete perfecto para un bebé?

No es que exista un juguete perfecto para un bebé como tal, sino más bien existen juguetes con ciertas características que hacen que unos sean más “adecuados” que otros. Los juguetes de por sí no tienen cualidades mágicas ni transformarán de manera activa el comportamiento de un niño; los juguetes son materiales y objetos pasivos que permiten que el niño canalice a través de ellos todo su potencial de imaginación y creación.

Entonces… ¿cómo puedo saber si un juguete es bueno para mi bebé?

Hasta los 12 meses aproximadamente, durante el primer año de vida, el bebé aprende día a día cosas nuevas: seguir objetos con la mirada, agarrar, luego hacer la pinza con los dedos, después apilar o construir. Ante nuestros ojos son pequeños gestos que, sin embargo, suponen grandes avances a nivel de neurodesarrollo y a nivel motor.

Cosas a tener en cuenta para poder saber si un juguete es bueno para tu bebé, fíjate en los siguientes aspectos:

  • Seguridad: quizás es un poco evidente pero es importante que un juguete sea seguro. Que no contenga piezas muy pequeñas con riesgo de atragantamiento, que no tenga cantos que puedan cortar y preferiblemente optar por materiales naturales y mirando que en el caso de los plásticos no tenga BPA o ftalatos que hoy en día sabemos que son tóxicos
  • Más de 1 posibilidad: un buen truco para tantear si el juguete tendrá o no éxito es pensar si ese juguete puede ser más de una cosa. Los juguetes más abiertos y que más promueven la creatividad y la imaginación de los niños son aquellos menos definidos y limitados a una función. El mejor ejemplo es el de la caja de cartón que envuelve un regalo: a veces tienen más éxito los envoltorios de los regalos que los regalos en sí porque las cajas, bolsas y lazos en los que vienen envueltos son potencialmente un millón de cosas para el niño que puede convertir esa caja en una barca, una casa, una torre o un dragón.
  • Material: nosotros aconsejamos escoger juguetes de materiales naturales como la madera, el cartón y los tejidos como el algodón o el bambú. Suelen tener más calidad, durabilidad y además son más seguros y agradables. Los juguetes de plástico con pilas, luces y sonidos pueden llamar mucho la atención en el primer momento pero sobreestimulan al bebé y le saturan. ¿Te has fijado alguna vez en cómo mira un bebé una simple cinta de color que cuelga de tu ropa o cómo se queda mirando la luz a través de las hojas de la plantita de tu salón? Cada pequeño detalle que los adultos ya ni percibimos es una fuente inagotable de observación, aprendizaje y estimulación para los bebés así que es mejor ofrecerle materiales sencillos que no nublen su capacidad de atención.

La importancia del juego en la infancia

Jugar es la base del crecimiento y del aprendizaje en la infancia y es a través del juego que desarrollamos habilidades tan complejas caminar, imaginar o entender conceptos abstractos.

En el juego del niño no tenemos por qué estar constantemente ofreciendo actividades, nuevos juguetes ni proponerle juegos o explicarle normas. El juego libre del niño hará que a través del juego tomen forma todas sus necesidades y pueda canalizar a través del juego sus emociones y conocer el mundo que le rodea.

Lo más importante será, al final y al cabo, proporcionar a nuestros hijos tiempo y espacio para que jueguen. Cuanto más jueguen, mejor. Hay mucho más aprendizaje del que pensamos escondido en el juego.

Ejemplos de juguetes ideales para un bebé

Os dejamos algunos ejemplos de juguetes ideales para bebés como los apilables, los bloques de madera para construcción o los mordedores. Mejor tener pocos juguetes abiertos y versátiles y que sean de calidad a tener muchos juguetes que cumplen una sola función. Ejemplo: un disfraz de astronauta solo puede ser un disfraz de astronauta, pero una tela azul puede ser un lago, una capa de superhéroe, una mantita para el muñeco o un disfraz de astronauta.

Juguetes apilables

Ya sean vasitos, arcoíris o bloques y ya sean de madera, de tela o de cualquier otro material, los juguetes apilables son un juguete muy versátil. Desde los 3-4 meses ya los pueden utilizar poco a poco para practicar el agarre y llevárselos a la boca, ya que los bebés están en plena etapa oral donde descubren todo a través de la boca. Después poco a poco comenzarán a encajarlos unos dentro de los otros y después, apilarlos y tirarlos una y otra vez. Si escoges un buen material y un diseño sencillo, acompañará el juego de tu hijo durante años. También, si el material lo permite, pueden formar parte del momento del baño o funcionar en un futuro como recipientes a la hora de jugar a las cocinitas entre otras cosas.

Os dejamos aquí algunos ejemplos de juguetes apilables de diferentes tipos:

Juguetes de construcción

Los juguetes de construcción son los juguetes versátiles por excelencia. Sirven para crear un camino para los animales, alzar los muros de un castillo o representar las casas de una ciudad entera. Nuestra recomendación, que tengan diferentes formas y proporciones. Aquí existe un amplio abanico desde los troncos de madera Waldorf hasta las clásicas piezas de Lego u otras maravillas como los Imanix.

Os dejamos aquí algunos ejemplos de juguetes de construcción y de equilibrio como las rocas:

Mordedores

Los mordedores están pensados especialmente para la etapa de dentición que, dependiendo del bebé, suele iniciarse entre los 6 y los 8 meses. Pero queremos también añadirlos a la lista porque, cuando son de buena calidad, son un juguete más que podrá acompañar al niño más allá de esta etapa de sus primeros dientes. ¿Son necesarios los mordedores? No son imprescindibles, pero nos parecen una muy buena opción como regalo para los recién nacidos porque en poco tiempo podrán ser juguetes seguros que llevarse a la boca y por su diseño suelen tener un fácil agarre para sus habilidades motoras del momento. Además, tienen texturas en relieve que alivian mucho las encías y esto les despierta un especial interés por este tipo de objetos.

A continuación podéis ver algunos de mordedores que pueden durar muchos años entre sus juguetes sin deteriorarse: