Envío gratis a partir de 65€ (Península)

Cómo limpiar tus juguetes de madera para que duren generaciones

¿Cómo puedes limpiar tus juguetes de madera?

Te damos 3 trucos muy sencillos sobre cómo limpiar tus juguetes de madera para que se mantengan en perfecto estado y que pasen, como ha ocurrido en nuestra casa, de generación en generación sin deteriorarse ni estropearse.

La madera ya es de por sí un material muy duradero y que necesita de pocos cuidados si está tratada de forma correcta con aceites o barnices naturales y tipos de pinturas o tintes también naturales como los pigmentos al agua. Es raro que un juguete de madera se rompa (siempre y cuando no tenga piezas muy finas y formas muy complejas, claro) ya que soporta muy bien las caídas, los golpes y las rozaduras.

Además, es el material más sostenible: es biodegradable y vuelve a la naturaleza sin dejar químicos ni microplásticos en la tierra, especialmente si buscamos juguetes que hayan sido elaborados a partir de talas de árboles controladas y que hayan sido tratados con barnices y tintes naturales y ecológicos.

1. Limpiar con un trapo humedecido

Humedece un trapo con un poco de agua y unas gotas de jabón suave, el más neutro y ecológico que tengas por casa, y limpia los juguetes con el trapo. Después déjalo secar al sol o cerca de un radiador un rato. No te olvides de ellos si los sacas al sol ya que si se quedan varios días expuestos pueden secarse y dilatarse en exceso y se podrían agrietar por la sequedad.

2. Limpiar con agua y vinagre

Si quieres hacer una limpieza un poco más profunda, puedes sumergir los juguetes en un cuenco con una mezcla de agua y vinagre blanco o de manzana (una parte de vinagre por diez partes de agua, es decir, muy diluido) y dejarlos unos minutos: un ratito corto, no más de 3 a 5 minutos, ya que la madera es un material poroso y no se pueden dejar en remojo como tal. Si están muy sucios, mientras están en el agua puedes frotarlos con una esponja o la parte blanda del estropajo (no la parte más rígida porque los puede rayar). Después los sacas, los secas con un trapo de tela y los dejas secar al sol.

Tanto el vinagre como el sol tienen propiedades desinfectantes, así que no es solo una limpieza superficial lo que conseguirás sino desinfectar los juguetes de bacterias y gérmenes que se pueden ir acumulando.

Que no te asuste el fuerte olor del vinagre: desaparece una vez está seco.

cepillo y jabon
Foto de Karolina Grabowska

3. Recuperar juguetes más deteriorados con aceite vegetal o cera

Si tienes juguetes muy deteriorados o envejecidos por el uso o que no tienen ningún tipo de tratamiento, puedes restaurarlos fácilmente aplicándoles algún aceite o cera natural: dependiendo del tipo de madera (pino, tilo, arce, haya…) existen diferentes tipos de aceites como el aceite de coco, oliva, almendras o linaza que puedes aplicar con un trapo empapado en ese aceite vegetal y “masajear” con movimientos circulares la superficie. Después de tratar toda la superficie esperamos unos 10 minutos para que la madera absorba lo que necesita y retiramos el exceso con un trapo seco de algodón o una servilleta de papel.

También puedes tratarlos con ceras como la cera de abeja o de soja haciendo el mismo procedimiento que con el aceite. La cera es sólida así que simplemente necesitarás masajearla un poco con el trapo para que se ablande con el calor.

bolas de madera tratar y limpiar